TORRONTERAS-RETRATO CARA

Edgar Torronteras: “El Supercross de Barcelona vuelve con la calidad de siempre y para ser mejor que nunca”

Creció al abrigo del Palau Sant Jordi y, amamantado por su cariño, se hizo adolescente, luego joven y después adulto. Si todos los grandes escenarios tienen una gran figura, la del Palau Sant Jordi se llama Edgar Torronteras. Veintiocho años después de aquel debut, E.T. volverá al teatro de lo que un día fueron sus sueños… convertidos ya en la más bonita de las realidades.

¿Qué significará para Edgar Torronteras volver a saltar en el Palau Sant Jordi el 17 de noviembre?

El regreso a mis inicios, a la casa que me hizo crecer con mis triunfos y donde he sido siempre más aclamado. Es el público de mi tierra, mi público.

¿Cuál es el mejor recuerdo que tienes de todo lo vivido en el Palau desde 1990 hasta 2012?

El día en que el público batió el récord de decibelios de ruido para que yo ganase un concurso de saltos. ¡Hubo más decibelios que en el despegue de un Boeing! (risas)

¿Y cuál ha sido la mayor “locura” a la que te ha empujado el Palau Sant Jordi?

A dar vida internacionalmente a este deporte. Hace treinta años ni existía ni nadie se imaginaba nada semejante a esto en un evento indoor.

¿Eran diferentes los días y horas previos al show de Barcelona en comparación con los del resto del año?

Eran distintos en todo. Compitiendo en casa quería demostrar a todo el mundo quién era el “jefe”. Quería pilotar fino, darlo todo y ganar mostrando un estilazo superior al de mis rivales.

¿Por qué ningún otro evento en ningún otro lugar ha igualado el increíble ambiente del Supercross de Barcelona?

El Supercross del Palau Sant Jordi ha sido siempre un evento de muchísima calidad que todo el mundo ha querido imitar. Esa calidad dio lugar al ambiente inigualable que se vivía cada año.

¿Estás de acuerdo con la frase “lo que pasa en el Palau se queda en el Palau”?

Por supuesto. Pero más que -siguiendo la broma- por lo que se pueda explicar o no de lo que allí dentro sucede, porque lo que pasa es sencillamente inigualable.

¿Mantienes contacto con pilotos de aquellos años 90 y siguientes?

Sí, con todos ellos.

Si pudieras ir hacia atrás en el tiempo, ¿cambiarías alguna de tus decisiones en lo concerniente al enfoque de tu carrera deportiva?

Sí. Pese a que de los errores uno siempre aprende y crece como persona, ahora algunos no los cometería y sería el amo de este cuento.

Edgar Torronteras ha sido el indiscutible rey del Sant Jordi, pero… ¿a qué piloto o pilotos ha admirado E.T. en aquellas tardes mágicas de Barcelona?

¡A muchos! Vico, Ricky Johnson, Jean-Michel Bayle, Everts, Fonseca, McGrath, Miralles, Tom Pagès, Mike Metzger, Mike Jones, Larry Ward, Dany Torres, Lechien, Demaria… muchos.

¿A qué pilotos del Supercross de Barcelona les pediste un autógrafo?

Por desgracia nunca me acordé de pedir un autógrafo…

Fuiste protagonista ya en la primera edición compitiendo en la categoría de 65 c.c. Ganaste la final y Ricky Johnson te subió sobre sus hombros. ¿Cómo recuerdas aquel momento?

Fue una sensación increíble, inhumana. Cada día veía su vida en una cinta de video VHS y cuando me entregó la Honda de 125cc que se sorteó sólo pude llevarme las manos a la cabeza de la emoción.

¿Has llorado en el Palau?

Sí. Cada vez que me caía o cuando no conseguía realizar el truco que tenía pensado. He llorado varias veces.

¿Qué es lo que te mantiene en activo y con la misma pasión de siempre casi 30 años después?

Amar la moto. Y ahora que la domino y que hago con ella lo que quiero y como quiero… ¡me gusta cada día más!

¿Quién es tu colega de profesión y a la vez mejor amigo personal?

José Miralles.

¿Qué Edgar Torronteras verán los aficionados en el Palau el 17 de noviembre?

La mitad quizá se preguntará al verme si estoy retirado o dónde he estado todos estos años, desconocedores de que he saltado mucho en el extranjero… Después, fliparán. (risas)

¿Por qué no hay que perderse el 20º Supercross y Freestyle de Barcelona?

Porque vuelve para ser mejor que nunca. Porque la calidad siempre ha estado -y seguirá estando, que nadie lo dude- en el Palau Sant Jordi.

Por cierto, y para terminar: ¿no te apetecería CORRER en el Palau además de saltar?

¡Por supuesto! ¡Si me muero por disfrutar de esa gran noche y por que todo el mundo vea de lo que sigo siendo capaz de hacer sobre una moto de cross!

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print
Share on email