ovacion-publico

Las tardes mágicas del Palau...

“Lo que pasa en el Supercross… se queda en el Supercross”

Bienvenidos a un espacio en el que, durante tres horas, no se piensa en otra cosa que en disfrutar a tope de un sensacional espectáculo.

Porque ver volar en el salto triple a una decena de motos a la vez, a más de ocho metros de altura y durante 20 metros, es algo ante lo cual es imposible permanecer indiferente.

Porque ver a los especialistas del freestyle ejecutar saltos mortales, “plegadas” hasta más allá de la horizontal y rotaciones de moto y cuerpo en los increíbles “body-varials” son imágenes que te levantan de la butaca.

Porque ver un adelantamiento al límite en la zona rizada de los “dubbies” antes de cerrar el paso al rival en el peralte previo al salto… son maniobras que te hacen gritar de emoción.

El Supercross de Barcelona en el Palau Sant Jordi es el gran ejemplo de un show integral y en el que pasan tantas cosas en la pista… como en las gradas. Multitudinarias olas humanas, espectadores disfrazados y espectadoras que espontánea y voluntariamente pierden parte de su ropa en el fragor de la diversión, motosierras sin cadena y a escape libre, pancartas y pancartas de ánimo a pilotos, aficionados que han cambiado las palomitas por tambores y bombos…

Todo es único, todo es a lo grande y todo es diferente en el Supercross de Barcelona.

Y lo han dicho hasta los pilotos: lo que pasa en el Supercross de Barcelona… sólo pasa en el Supercross de Barcelona.

Y se queda en el Supercross de Barcelona.

Por eso hay que vivirlo.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email